REPUDIO A LA PROYECCIÓN DEL FILME “ÉXODO”

Repudiamos la proyección del filme “Éxodo” de Otto Preminger, basado en la novela de León Uris, programado en su señal para este domingo 3 de mayo de 2015.

Alarma que en una emisora pública que se caracteriza por la emisión de largometrajes en los que predomina la difusión y defensa de los derechos humanos, e incluso el inalienable derecho de los pueblos a resistir la ocupación y la violencia, se proyecte este libelo de clara inspiración propagandística, que estigmatiza al pueblo palestino y establece una narrativa de ocultamiento que se inicia con la fundación del Estado de Israel, punto álgido de lo que se conoce como “Nakba”.

nakba 2

El verdadero éxodo: palestinos huyendo del terror sionista, 1948

Este proceso de limpieza étnica ya es reconocido por la ONU en 1948 con la resolución 194, que señala la necesidad de compensar a los refugiados palestinos que, desplazados por la agresión israelí, suman en principio entre 700.000 y 900.000 personas (el 75% de la población autóctona), y que a la fecha se han incrementado hasta alcanzar más de 5.000.000 refugiados reconocidos por las Naciones Unidas.

Uno de los hitos más significativos de esta agresión lo constituye, sin duda, la masacre de la aldea de Deir Yassin. El historiador israelí Ilan Pappé, la describe en estos términos: “El 9 de abril de 1948, tropas judías ocupan la aldea de Deir Yassin. Esta se encuentra en una colina al oeste de Jerusalén, a ochocientos metros sobre el nivel del mar y cerca del barrio judío de Givat Shaul. (…) Al irrumpir en la aldea, los soldados judíos rociaron las casas con fuego de ametralladora, lo que mató a muchos de sus habitantes. Después de eso, se reunió a los demás aldeanos y se los asesinó a sangre fría, los cadáveres fueron maltratados y cierto número de mujeres fueron violadas antes de ser asesinadas”.

Desde entonces, una versión maniquea de la historia ha presentado a este proceso genocida como una lucha heroica de colonos que se imponen a un medio hostil, ocultando el grado de participación y complicidad de potencias como Inglaterra en sus inicios, y de Estados Unidos en la actualidad, con el fin de sostener la ocupación israelí en un territorio habitado por una mayoría árabe, que será desplazada sistemáticamente durante 67 años. Estas agresiones que se han sucedido sin solución de continuidad encuentran su última expresión en bombardeos como el producido en 2014, con un saldo de más de 2100 muertos, la gran mayoría civiles, entre los que se incluyen 500 niños.

El filme que ustedes van a proyectar en una emisora pública es, como mencionáramos, la adaptación de la novela de León Uris, y es tan evidente su intencionalidad propagandística que el británico Robert Fisk, analista de política internacional, la ha calificado como “ficticio recuento racista del nacimiento de Israel, en el que los árabes rara vez se mencionan si no son acompañados por los adjetivos ‘mugroso’ y ‘apestoso’”.[1]

Uno de los mitos de la narrativa sionista sostiene que Palestina era, a la llegada de contingentes judíos, un territorio yermo y deshabitado, que se pobló y creció gracias a la presencia de estos colonos, relato que del mismo modo se ratifica en el filme que ustedes exhibirán, cuando Barak Ben Canaan, personaje interpretado por Lee J. Cobb, dice que en ese lugar “había pantanos” y que “el trabajo transformó el desierto en un olivar”.

Compárese la verdad histórica de lo sucedido en la aldea de Deir Yassin, con lo que declara Paul Newmann encarnando al oficial de la Haganá, Ari Ben Canaan, cuando dice “somos un pueblo de soldados que lucha por un hogar” y se tendrá una dimensión del falseamiento propuesto por “Éxodo”.

Todo el filme establece una mirada racista sobre el mundo árabe, al que considera irracional, violento y caótico, incapaz de formar una nación. En palabras del personaje principal del relato, “si sueltas a 400 árabes correrán en 400 direcciones distintas”. Que la proyección se haya decidido al inicio de Mayo no es un dato menor. El 15 de este mes se evoca la “Nakba”, lo que vuelve aún más lamentable la decisión de programarla en vuestra señal.

Es por todo esto que, desde el Movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones)[2] contra la colonización y el apartheid israelí, insistimos en repudiar la programación de “Éxodo”, y hacemos votos para que revean su decisión. Además, les sugerimos que por el bien de la cultura y el conocimiento de vuestros televidentes, en vez de proyectar filmes propagandísticos sobre este importante tema, consideren transmitir al documental Al Nakba, premiado internacionalmente en varios Festivales, que ya se encuentra subtitulado al castellano e incluso accesible en el portal Youtube (parte 1 y parte 2).

BDS ARGENTINA

argentinabds@gmail.com

[1] http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-252755-2014-08-12.html

[2] El Movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) por Palestina, fue convocado por 170 agrupaciones de base de la Sociedad Civil Palestina en 2005, ante la prolongación de la ocupación de sus tierras y la negación de sus derechos por parte de Israel con el apoyo militar y diplomático de EEUU. Desde entonces viene creciendo permanentemente. Según Hessel, coautor de la Declaración Universal de los DDHH, “la campaña del BDS representa el modo más prometedor de superar el fracaso de los gobiernos del mundo para hacer frente a la intransigencia de Israel y su comportamiento fuera de la ley”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s