“Boicotear a Israel funciona”, dice el padre de Rachel Corrie

Joe Catron The Electronic Intifada ciudad de Gaza 27 de noviembre 2012 SF

Craig y Cindy Corrie en la costa de Gaza, 6 de noviembre.
(Ashraf Amra / imágenes APA)

Unos días antes de que Israel bombardeara durante ocho días consecutivos, Gaza recibió la visita de Cindy y Craig Corrie. Su hija, Rachel, fue asesinada por un soldado israelí en 2003 mientras trataba de impedir que las excavadoras demolieran viviendas palestinas en Rafah, una ciudad en el sur de Gaza.

Fue la primer visita de los Corrie ‘a Gaza desde que el Tribunal israelí del Distrito de Haifa rechazara en agosto de este año la demanda en la que se acusaba a Israel del asesinato intencionado de Rachel. El tribunal declaró que el estado y el ejército israelí no fueron los responsables de su muerte.

El contribuyente de Electronic Intifada, Joe Catron entrevistó a Craig Corrie el 11 de noviembre, la última noche de la última visita de los Corrie ‘a Gaza.

Joe Catron: Usted ha estado aquí en la Franja de Gaza durante cinco días. ¿Cómo la ha encontrado?

Craig Corrie: La última vez que estuvimos aquí fue en septiembre de 2009. Eso habría sido unos ocho meses después del ataque a Gaza [Operación Plomo Fundido]. Y habíamos estado aquí una vez anterior, en marzo de ese año.

En ese entonces, la destrucción era evidente en todas partes. Se podía ver escombros, las personas que viven en los escombros, las personas que viven en tiendas de campaña. Cada persona estaba conmocionada. Si has hablado con ellos, todos tenían un familiar que fue asesinado o mutilado. El miedo, por supuesto, afecta a todo el mundo. De una manera muy real, era bastante fresco en las mentes de las personas.

En el momento que entramos, había obras de construcción. Parece que están sucediendo estas cosas brillantes, Parte de eso es para lucirse, me imagino. No estoy totalmente en contra de eso. La gente, incluso el gobierno de facto, tiene que tener algún medio de orgullo.
Una de las cosas que hemos notado son las tiendas. No sólo son tiendas abiertas, sino que tienen mucho en los estantes. Pero alguien señaló que no hay muchas personas en esas tiendas. Todavía hay mucho desempleo. Y me han dicho que la pobreza en realidad está empeorando en vez de mejorar.
Fuimos al Centro Qattan para el niño esta mañana, donde habíamos estado antes, justo después de la Operación Plomo Fundido. En 2009, estaban trabajando vigorosamente en tratar de conseguir dibujos de los niños. Todas las imágenes estaban llenas de tanques, bulldozers, soldados. Señalaron que también hubo un sol en la mayor parte de las imágenes: una especie de símbolo de algo mejor.

El arte que vimos hoy fue más sofisticado. Así que creo que era de niños de más edad, aunque ha pasado algún tiempo; podrían ser los mismos niños. Pero esta vez no eran tanques ni bombas por todas partes. Así que tal vez estén mejor.
Y, sin embargo, fueron cinco días, como usted ha dicho. Usted no puede meterse debajo de la superficie en cinco días, sobre todo cuando estás aquí con una delegación [los Corrie eran parte de un grupo ínter confesional de constructores de la paz ‘]. Y hemos estado muy ocupados. Hemos pasado de un grupo a otro grupo, y eso es sólo rozando la parte superior de las olas.

Estoy muy contento de estar aquí. Me alegro de ver a la gente que no hemos visto durante tanto tiempo. Oigo su dolor, de tantas maneras diferentes. Un niño de 13 años de edad, fue asesinado a tiros antes de ayer. Vi a su padre, con el dolor tan fresco, él no sabe lo que es todavía.

No hemos podido comunicarnos bien a través de un intérprete; tal vez sí a través de los ojos. He estado en ese lugar en cierto sentido. Toda la gente aquí ha estado en esa situación de una forma u otra, pero es diferente para todo el mundo.

JC: Hace poco participó en una delegación similar en la Ribera Occidental, y asistió al veredicto de su juicio civil en Israel. ¿Qué similitudes y diferencias ve usted en estas tres divisiones de la Palestina histórica?

CC: Una de las ventajas de nuestro ensayo es que mi esposa y yo vivimos durante nueve meses en Haifa. Así pudimos conocer mejor a la gente. Teníamos un número de amigos judíos israelíes, y no podríamos haberlo hecho sin ellos o nuestros amigos árabes dentro ’48 [Israel actual].

En el viaje que acabamos de hacer, el mejor día para mí fue cuando salí unas horas en Haifa, recorriendo los alrededores, y me encontré con algunos de los chicos que conocí cuando estuve allí. No me esperaban; no podían saber que me gustaría volver algún día, o que sería este año.
Esas amistades son maravillosas. Es la parte que me gusta. Pero es una pequeña prueba emocional, es difícil. Ya sabes cómo te quemas después de acercarte a una estufa caliente? Comienza a doler más cuanto más nos acercamos al calor. Eso es lo que yo sentía de volver a Israel.
Estuvimos poco tiempo en la Ribera Occidental. Pero de nuevo nos íbamos de un grupo a otro. Así que en cierto modo normalizas todo esto. Las personas con las que viajamos, que no habían visto esto antes, estaban indignadas y sorprendidas. He estado allí antes.
Pero no tiene tanto impacto como venir aquí. Bueno, hay probabilidades de que no me impacte mucho ahora. La primera vez fue muy emotiva, porque conocí a la gente había atendido a Rachel. Eso fue muy importante.
Cuando Rachel fue asesinada, uno de los mensajes que quería hacer llegar hasta el pueblo de Rafah fue el de darles las gracias: darles las gracias por ser el padre de Rachel cuando no podía estar yo. Sabía cómo eran debido a la forma en que ella me escribió sobre las personas que conoció y lo mucho que significaban para ella. Ella escribió que la cosa más importante que nunca hizo en su vida fue llegar a Rafah. Y yo necesitaba conocer eso.

Venir fue su elección. Por supuesto que fue una pérdida increíble para nosotros cuando la mataron. Pero ella estaba haciendo algo importante, algo que amaba.

JC: Usted mencionó que mientras que usted pueda apelar su caso civil, ya no requerirá su participación regular. ¿Cuáles serán sus prioridades, y las de la Fundación Rachel Corrie ahora?

CC: Tenemos un montón de ideas, por lo que tendremos que elegir entre ellas. Por supuesto que todavía nos mantenemos activos en la Fundación Rachel Corrie, y espero que seamos un poco más activos. Tenemos varios pensamientos. Lo bueno de este viaje es haber llegado a hablar con algunos amigos aquí en esta tierra. Nos han estado dando sus ideas sobre algunas cosas que podemos hacer. Creo que es más importante escuchar a la gente de aquí.

Creo que el juicio fue muy importante. Fuimos a buscar en el la rendición de cuentas y algo de información. No vamos a conseguir más información. Ahora creo que tenemos que encontrar una manera significativa para transmitir un poco de la información que tenemos al mundo.
El fallo general por el juez fue que Rachel fue asesinada como parte de una acción militar, y el Estado de Israel no es responsable de todo lo que sucede en una guerra.

Hay enormes problemas con eso: no se puede estar en guerra cuando eres una potencia ocupante, y otras cosas. Pero después de haber pasado 11 meses en el ejército en Vietnam, sé que ellos son responsables. Ese fallo por sí solo es mucho más grande que Rachel, y tiene que ser desafiado.
El veredicto fue tan terrible que creo que una gran parte del mundo estaba horrorizado. Es posible que hayamos perdido en la sala del tribunal, pero creo que la impresión en el mundo es que hicimos lo mejor que pudimos. Y creo que tomamos a Israel un poco por sorpresa con la cobertura de los medios de comunicación.

JC: El juicio ha sido su principal compromiso por un tiempo, pero por supuesto que está familiarizado con otros esfuerzos de solidaridad con Palestina. ¿Cuáles son sus puntos de vista sobre ellos?

CC: Mi esposa no comparte esto, pero yo llegué lentamente al BDS [boicot, desinversión y sanciones]. He hablado con algunas personas en este viaje, que me ayudaron a pensar bien, cuando nos fijamos en el llamado actual, cómo dirigirlo.
Yo solía trabajar en el seguro, que involucró a algunas inversiones. Así que en términos de desinversión, que para mí era una obviedad. Si usted es dueño de las acciones, como en motores Caterpillar, entonces está beneficiándose de las cosas que son inmorales.

No me parece que se necesite una discusión. Se necesita una llamada a su agente de bolsa para salir. ¿Por qué hablar de ello? Sobre todo si eres una iglesia cristiana. No se puede tener los valores de una iglesia, y luego ser beneficiado con el sufrimiento de la gente.

Lo que me preocupaba era el castigo colectivo. Israel, así como los Estados Unidos hace ese tipo de cosas.

Pero he tenido muchas de mis preguntas contestadas acerca de cuán específicos son los boicots. Omar Barghouti, y algunas personas que conozco, las respondieron cuando estaban hablando a nuestro grupo.

Tuve una discusión con algunos amigos que son académicos israelíes. Por supuesto que no les gusta el boicot académico. Una cosa que me di cuenta es que si van como individuos, no en representación de sus instituciones, no son boicoteados. Eso me parece muy sano.

Les dije después de la cena, “Saben, la única cosa que puedo decir es que he intentado – Yo, personalmente, he intentado – todo lo demás. Esto funciona”.
Hay un montón de otras cosas que mi familia y yo hemos hecho en busca de la justicia y el cambio, no sólo para nuestra familia – que es más simbólico – sino para el pueblo palestino. No tiene algo que ver con Rachel. Estamos tratando de trabajar para los niños que están aquí ahora, los niños que Rachel estaba tratando de ayudar.
Hemos probado todas las maneras convencionales para lograr esto. Hemos estado yendo a los tribunales en Israel. Y estamos tratando esto, también. Es uno de esos ejemplos de cosas que me sonaban a ruido de nueces, pero volvió a trabajar. Está funcionando.

Y se está haciendo un gran retroceso. Eso me dice que está trabajando, y ayuda a que funcione, por cierto. Cuando alguien está gritando así, trae mucho más cobertura. Así que, gracias a Israel por hacerlo más fácil para nosotros, por lo menos.

JC: Después de todas sus experiencias recientes en Palestina, ¿cuál es el mensaje acerca de ellos que usted lleva de nuevo a los Estados Unidos?

CC: Es difícil para mí englobarlo todo. Lo que hemos escuchado mucho es que Cisjordania y la Franja de Gaza tienen que estar unidas, y que todos son uno: Palestina.

No dejaba de oír una y otra vez que es peor de lo que nunca, más en Cisjordania que aquí. Y eso parece extraño si estás en Ramallah, donde la construcción está muy en auge. Pero creo que hay una creciente conciencia de que están perdiendo más y más de la tierra, y el temor de que van a terminar en pequeños bantustanes.

Sería una solución de dos estados, pero uno de ellos no sería realmente un estado y no viable en absoluto, sólo bantustanes. ¿El mundo soporta eso?

Hay mucha discusión acerca de un estado frente a las soluciones de dos estados. Yo no soy la persona que daba decir algo al respecto. Pero creo que los que trabajan en este tema – dentro ’48, en la diáspora, en Cisjordania, en Gaza – tiene que pensar en cómo garantizar los derechos de todas las personas en el área.

Puede parecer absurdo, y la mayoría de la gente va a pensar que hay una probabilidad muy baja de que Canadá venga a tomar mi casa en Olympia, Washington. Pero si lo hacen, no tengo derecho a ella de nuevo. Ese es mi derecho de retorno. Y eso me hace enojar porque a algunos legisladores en el Congreso les resulta incómodo reconocer que al pueblo palestino le están quitando su derecho.

Cuando se trata de derechos humanos todos debemos beber del mismo pozo. Y si lo que hay en el pozo es veneno y piensas: que bien porque va a hacerle daño a tu enemigo, no me llores cuando sean tus hijos quienes se enferman.

Hay un montón de maneras diferentes de decir eso, pero es una cosa real, inmediata para mí cuando vengo aquí.

Por lo que estamos luchando aquí es por los derechos de todos, los derechos de todo lo que se supone que debemos disfrutar. Los palestinos tienen esos derechos. Ellos simplemente no están asegurados. Tenemos que asegurarlos para todos en la región.

Joe Catron, es activista estadounidense en Gaza, Palestina. Él trabaja con el Centro de Estudios Políticos y Desarrollo (CPDS),  otros grupos palestinos, las redes de solidaridad internacional, los movimientos de los presos y en particular en apoyo al BDS.
Su blog es: joecatron.wordpress.com y su tweet: @jncatron

Anuncios
Publicado en BDS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s