CONMEMORACION DE LA NAKBA (CATÁSTROFE) PALESTINA

nakbaBuenos Aires, 12/05/2015

Este año se cumplen sesenta y siete años del genocidio continuo del pueblo palestino y su tierra ocupada, devastada y colonizada por el estado terrorista de Israel desde su creación en 1948.

Por los derechos inalienables de todos los pueblos, por los derechos humanos y el derecho al retorno de los palestinos de la diáspora.

Por la urgente participación y compromiso de la comunidad internacional que permanece impávida, cómplice y hasta condescendiente ante la limpieza étnica que lleva adelante Israel contra el pueblo palestino y su participación terrorista en la zona.

Nosotros argentinos, latinoamericanos comprometidos con la lucha contra el sionismo ocupante en la Palestina histórica nos reunimos para recordar a través de la cultura, la política, la historia a un pueblo que lucha por su libertad.

Entendemos que la lucha de un pueblo es la lucha de todos los pueblos.

Por ello, convocamos el sábado 16/05/2015 de 12 a 18 horas en la plaza Armenia (Costa Rica y Armenia) en el barrio de Palermo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires para compartir una jornada de solidaridad  y concientización de la Nakba palestina.

Convocan:

Federación de Entidades Argentino-Palestinas de la República Argentina.

Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino.

BDS Argentina (Movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel).

 

Anuncios

REPUDIO A LA PROYECCIÓN DEL FILME “ÉXODO”

Repudiamos la proyección del filme “Éxodo” de Otto Preminger, basado en la novela de León Uris, programado en su señal para este domingo 3 de mayo de 2015.

Alarma que en una emisora pública que se caracteriza por la emisión de largometrajes en los que predomina la difusión y defensa de los derechos humanos, e incluso el inalienable derecho de los pueblos a resistir la ocupación y la violencia, se proyecte este libelo de clara inspiración propagandística, que estigmatiza al pueblo palestino y establece una narrativa de ocultamiento que se inicia con la fundación del Estado de Israel, punto álgido de lo que se conoce como “Nakba”.

nakba 2

El verdadero éxodo: palestinos huyendo del terror sionista, 1948

Este proceso de limpieza étnica ya es reconocido por la ONU en 1948 con la resolución 194, que señala la necesidad de compensar a los refugiados palestinos que, desplazados por la agresión israelí, suman en principio entre 700.000 y 900.000 personas (el 75% de la población autóctona), y que a la fecha se han incrementado hasta alcanzar más de 5.000.000 refugiados reconocidos por las Naciones Unidas.

Uno de los hitos más significativos de esta agresión lo constituye, sin duda, la masacre de la aldea de Deir Yassin. El historiador israelí Ilan Pappé, la describe en estos términos: “El 9 de abril de 1948, tropas judías ocupan la aldea de Deir Yassin. Esta se encuentra en una colina al oeste de Jerusalén, a ochocientos metros sobre el nivel del mar y cerca del barrio judío de Givat Shaul. (…) Al irrumpir en la aldea, los soldados judíos rociaron las casas con fuego de ametralladora, lo que mató a muchos de sus habitantes. Después de eso, se reunió a los demás aldeanos y se los asesinó a sangre fría, los cadáveres fueron maltratados y cierto número de mujeres fueron violadas antes de ser asesinadas”.

Desde entonces, una versión maniquea de la historia ha presentado a este proceso genocida como una lucha heroica de colonos que se imponen a un medio hostil, ocultando el grado de participación y complicidad de potencias como Inglaterra en sus inicios, y de Estados Unidos en la actualidad, con el fin de sostener la ocupación israelí en un territorio habitado por una mayoría árabe, que será desplazada sistemáticamente durante 67 años. Estas agresiones que se han sucedido sin solución de continuidad encuentran su última expresión en bombardeos como el producido en 2014, con un saldo de más de 2100 muertos, la gran mayoría civiles, entre los que se incluyen 500 niños.

El filme que ustedes van a proyectar en una emisora pública es, como mencionáramos, la adaptación de la novela de León Uris, y es tan evidente su intencionalidad propagandística que el británico Robert Fisk, analista de política internacional, la ha calificado como “ficticio recuento racista del nacimiento de Israel, en el que los árabes rara vez se mencionan si no son acompañados por los adjetivos ‘mugroso’ y ‘apestoso’”.[1]

Uno de los mitos de la narrativa sionista sostiene que Palestina era, a la llegada de contingentes judíos, un territorio yermo y deshabitado, que se pobló y creció gracias a la presencia de estos colonos, relato que del mismo modo se ratifica en el filme que ustedes exhibirán, cuando Barak Ben Canaan, personaje interpretado por Lee J. Cobb, dice que en ese lugar “había pantanos” y que “el trabajo transformó el desierto en un olivar”.

Compárese la verdad histórica de lo sucedido en la aldea de Deir Yassin, con lo que declara Paul Newmann encarnando al oficial de la Haganá, Ari Ben Canaan, cuando dice “somos un pueblo de soldados que lucha por un hogar” y se tendrá una dimensión del falseamiento propuesto por “Éxodo”.

Todo el filme establece una mirada racista sobre el mundo árabe, al que considera irracional, violento y caótico, incapaz de formar una nación. En palabras del personaje principal del relato, “si sueltas a 400 árabes correrán en 400 direcciones distintas”. Que la proyección se haya decidido al inicio de Mayo no es un dato menor. El 15 de este mes se evoca la “Nakba”, lo que vuelve aún más lamentable la decisión de programarla en vuestra señal.

Es por todo esto que, desde el Movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones)[2] contra la colonización y el apartheid israelí, insistimos en repudiar la programación de “Éxodo”, y hacemos votos para que revean su decisión. Además, les sugerimos que por el bien de la cultura y el conocimiento de vuestros televidentes, en vez de proyectar filmes propagandísticos sobre este importante tema, consideren transmitir al documental Al Nakba, premiado internacionalmente en varios Festivales, que ya se encuentra subtitulado al castellano e incluso accesible en el portal Youtube (parte 1 y parte 2).

BDS ARGENTINA

argentinabds@gmail.com

[1] http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-252755-2014-08-12.html

[2] El Movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) por Palestina, fue convocado por 170 agrupaciones de base de la Sociedad Civil Palestina en 2005, ante la prolongación de la ocupación de sus tierras y la negación de sus derechos por parte de Israel con el apoyo militar y diplomático de EEUU. Desde entonces viene creciendo permanentemente. Según Hessel, coautor de la Declaración Universal de los DDHH, “la campaña del BDS representa el modo más prometedor de superar el fracaso de los gobiernos del mundo para hacer frente a la intransigencia de Israel y su comportamiento fuera de la ley”.

Kevin Johansen: No le des la espalda al pueblo palestino

flyer_israel

Buenos Aires, 28 de Abril de 2015.

Estimado Kevin Johansen:

Hace pocos días, y en relación al anuncio de tu presentación en Israel el próximo 17 de mayo, algunos de nuestros compañeros de la Campaña internacional BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones)[1] contra el Apartheid y el genocidio ejercido por el Estado de Israel contra el pueblo palestino, han estado intercambiado “tuits” con vos para instarte a que canceles tu show. Amablemente nos diste algunas razones por las que has decidido mantener tu decisión de continuar con tu gira hacia Israel. Por eso optamos por hacerte llegar esta carta pública, tanto a vos como a tus fans en Argentina y en el mundo, de manera que ellos también conozcan las condiciones en las que se desarrolla el apartheid, el sometimiento y la limpieza étnica del pueblo palestino.

 

En tus “tuits” manifestás que no vas a actuar para el gobierno de Israel, sino para el pueblo. Que los pueblos, en definitiva, son los destinatarios de tu arte. Precisamente queremos hablarte de un pueblo que nunca podría acceder a tú arte: el palestino. Como te habrás enterado, más allá del intento de los grandes medios por ocultarlo o disimularlo, hace menos de un año el pueblo palestino sufrió la masacre de más de 2000 personas, la gran mayoría civiles, entre los que se cuentan 500 niños, en lo que se conoció como “Operación Margen Protector”. Estas “operaciones” se repiten cada dos o tres años con diferentes nombres pero con semejante cantidad de víctimas inocentes. Desde que fueron ocupadas sus tierras hace ya 70 años, los palestinos son víctima sistemática de una limpieza étnica que se ejerce a través del asesinato, la tortura (incluso de niños), el desalojo, la demolición diaria de viviendas y el hostigamiento permanente. Y esto es llevado a cabo no sólo por el ejército israelí, sino que cuenta con la complicidad explícita o silenciosa de la gran la mayoría de los ciudadanos comunes.  Esto ha quedado claro no sólo con la reelección del Primer Ministro Netanyahu por parte del pueblo israelí inmediatamente después de la masacre “Margen Protector”, sino también por el hecho que casi todos los ciudadanos y ciudadanas israelíes están asociados al ejército, sea como conscriptos o como reservistas.

 

Decís que tu arte se dirige a los pueblos. No podríamos estar más de acuerdo, en general, con esa concepción. Pero al contextualizarlo histórica y políticamente, el concepto se vuelve polémico.

¿Estarías de acuerdo con tus propias palabras si las dijera un artista en gira, por ejemplo, en el Berlín de 1936? ¿Estarías de acuerdo con ese argumento si un artista lo utilizaba para presentarse ante la población blanca de Sudáfrica en tiempos del Apartheid? Estamos seguro que no.

 

Este caso no es diferente. Vas a actuar para el pueblo israelí, un pueblo que acaba de reelegir a un genocida (Benjamín Netanyahu) como primer ministro por un amplio margen de votos. Ilan Pappé, prestigioso historiador israelí, escribió al respecto: “hay que llamar a elecciones para votar un nuevo pueblo israelí”.

 

El pueblo al que vas a llevarle tu arte es un pueblo que tiene un alto grado de discriminación y racismo, y lo ejerce a diario contra los palestinos. Pero vos decís que tu arte se dirige a los pueblos. Y claro, no podríamos estar más de acuerdo, en general, con esa concepción. Ahora bien, si quisieras dirigir tu arte al pueblo gazatí, ¿qué ocurriría?

Quizás no estés al tanto que Gaza está denominada por organismos internacionales de DDHH y analistas de la política internacional como la “cárcel a cielo abierto más grande del mundo”. Allí viven  hacinadas y encerradas por el bloqueo impuesto por el Estado de Israel 2.000.000 de personas. Gaza es un espacio de tierra de 40 kilómetros de largo por 4 km de ancho. ¿Podés visualizarlo?  Este bloqueo significa que por todo lo que permite entrar a Gaza, Israel recauda impuestos, tanto a modo de donación internacional o como productos israelíes, sumándole un impuesto sobre el valor agregado de los bienes. Además, Israel no permite que productos de Gaza lleguen a Cisjordania ni a ningún otro lugar del mundo, manteniendo un férreo monopolio de sus productos en las dos entidades territoriales palestinas (Gaza y Cisjordania). Los palestinos usan shampú israelí, toman café israelí y mientras los israelíes gozan económicamente del comercio hacia el interior de Gaza, la misma ecuación no se repite con los productos gazatíes. Un ejemplo de esta inequidad es que sólo en 2012, compañías israelíes facturaron 380 millones de dólares por productos comercializados “a la fuerza” en Gaza.
El 95 por ciento del total del agua existente en Gaza no es potable, Israel ha decidido imponer una economía un tanto feudal: los habitantes deben “conformarse” con el agua de lluvia y las aguas subterráneas que se acumulan bajo su territorio. Como resultado, la demanda es excesiva y hay superávit de bombeo de las aguas subterráneas que no son aptas para el consumo humano pues están salinizadas por la mezcla con el agua de mar y por los residuos decrépitos de las de tuberías. Israel vende cinco millones de metros cúbicos de agua a Gaza, lo que significa menos de un diez por ciento de lo que se consume en la Franja. ¿Puede tu sensibilidad de artista comprender esto?

 

Israel dictamina que los palestinos sólo pueden pescar hasta 11 kilómetros de sus costas, aunque a veces reduce esa distancia a 5, 5 kilómetros. El límite fijado en 11 kilómetros excluye las mejores zonas de pesca. Israel mantiene el control total sobre las aguas territoriales de Gaza y, por tanto, evita el tránsito de bienes y personas a través del mar, y no permite la pesca a una distancia de más de seis millas náuticas de la costa de Gaza.
El pueblo al que vos vas a dirigir tu arte, salvo contadas excepciones entre las que se cuentan objetores de conciencia y activistas por la paz que apoyan el boicot a Israel[2], admite y apoya estas políticas contra la población palestina. Acepta, por ejemplo, que se regule la entrada de camiones a Gaza, contando (esto te va a parecer siniestro, seguramente) que los vehículos que ingresen lo hagan con una cantidad determinada de alimentos que aseguren un mínimo de calorías por día para cada habitante palestino. No hay muchos antecedentes de esto en la historia de la humanidad. O sí, algunos, como Auschwitz o Varsovia.

 

Con todos estos datos, que podés corroborar en muchos medios, podemos afirmar sin duda alguna que Israel controla la vida y la muerte de los palestinos. Vos vas a dirigir tu arte al pueblo de Israel, en estas condiciones históricas, sociales, políticas, económicas y militares. Un simple “tuit”  ya no es suficiente, Kevin. Posiblemente actúes en alguna localidad cercana a Gaza. Entonces, lo vas a hacer de espaldas a los chiquitos mutilados en la operación del año pasado, de espaldas a las ruinas de escuelas y edificios de refugiados de la Cruz Roja. Vas a dirigir tu arte a ese pueblo, y tal vez concurran a algunos de los que llevaban sus sillitas plegables para ver los bombardeos a Gaza y “disfrutar” del espectáculo.

 

Vos dirigís tu arte a un pueblo, pero si los palestinos de Cisjordania quisieran ir a verte, no podrían. Un muro declarado ilegal por la Naciones Unidas les impide entrar y salir libremente. Allí, se registran a diario todo tipo de humillaciones, donde los palestinos pueden estar horas en los checkpoints para poder llegar a sus trabajos a hacia algún hospital. Ambulancias con enfermos son retenidas, hasta que la enfermedad del paciente se agrava o pierde la vida. No hay compasión ni piedad en gran parte de ese pueblo al que vos vas a dirigir tu arte.

 

Vamos a hablarte ahora de un músico, al que seguramente respetás y admirás como muchos de nosotros: Roger Waters. Él tenía una posición similar a la tuya, hasta que en el año 2006 lo llevaron a conocer el muro. Luego de eso, afirmó: “Iba a actuar en Tel Aviv, hasta que algunos palestinos del movimiento de boicot a Israel me exhortaron a reconsiderarlo. Yo ya me había manifestado contra el muro, pero no creía que un boicot cultural fuese una vía correcta. Nada podía haberme preparado para aquello que vi ese día. El muro es un edificio repulsivo. Está custodiado por jóvenes soldados israelíes que me trataron, observador casual de otro mundo, con una agresión llena de desprecio. Si así fue conmigo, un extranjero, imaginen lo que debe ser con los palestinos, con los subproletarios, con los portadores de autorizaciones. Supe entonces que mi conciencia no me permitiría apartarme de ese muro, del destino de los palestinos que conocí, personas cuyas vidas son aplastadas diariamente de mil y una maneras por la ocupación de Israel. En solidaridad, y de alguna forma por impotencia, escribí en el muro, aquel día: “No necesitamos del control de las ideas”. Sobre la marcha, Roger Waters cambió el lugar de presentación de su show y pasó de un escenario en Tel Aviv a una aldea en la que se privilegiaba un trato justo entre distintos.

 

Este artista no es el único que se ha sumado al boicot internacional contra el apartheid israelí. Los directores de cine Ken Loach, Mike Leigh, Jean Luc Godard, los actores Dustin Hoffman, Meg Ryan, Danny Glover, Emma Thompson, entre muchos otros, músicos como Elvis Costello, Santana, Massive Attack, Pixies, Gorillaz, Devndra Banhart, Brian Eno, Dave Randall, Vanessa Paradis, Bono, Snoop Dog, en su momento se expresaron los escritores José Saramago, Eduardo Galeano, y miles de referentes del arte y la cultura que también forman parte de este movimiento de boicot. Ellos son conscientes de que más allá de dirigir su arte a los pueblos, existe una complicidad del pueblo israelí en el apartheid palestino, incluso saben que con su rechazo, con su denuncia, ayudan a los desertores del ejército israelí encarcelados por no querer seguir masacrando palestinos, y a los activistas por la paz, que día a día soportan las presiones de los servicios de inteligencia y la represión policial de su propio país.

 

Te hicimos llegar esta información porque difundir las condiciones de vida, la lucha y el sufrimiento del pueblo palestino es nuestro trabajo. El sentimiento, el coraje, tal como lo has hecho con tu vida artística, lo ponés vos en este caso. Como parte de la humanidad, nos enorgullece la épica que llevó a Sudáfrica a liberar a su gente. Mandela, además de ser un gran luchador, era solidario con la causa palestina, porque la sabía una causa hermana. En los ’60, con su líder preso, nadie levantaba la mano para denunciar el apartheid sudafricano. Solo la toma de conciencia y el boicot internacional permitieron, primero develarlo al mundo y luego terminar con él. El apartheid palestino es aún peor que el sudafricano, porque se hace sobre la memoria histórica de éste, sobre el fracaso de un “Nunca más” que Israel ejecuta día a día, y porque el victimario es un pueblo que sufrió en carne propia los horrores de un genocidio.

 

Esperamos que todas estas consideraciones te ayuden a reflexionar sobre la cuestión, y que más temprano que tarde decidas sumarte a la defensa del pueblo palestino. En ese caso, no vacilaremos en recibirte diciéndote “bienvenido a la lucha”.

 

 

 

BDS Argentina

argentinabds@gmail.com

 

 

[1] El Boicot a Israel, o movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) por Palestina, fue convocado por primera vez por más de 150 agrupaciones de base de la Sociedad Civil Palestina en 2005, ante la prolongación de la ocupación de sus tierras y la negación de sus derechos por parte de Israel con el apoyo militar y diplomático de EEUU. Desde entonces viene creciendo permanentemente. Según Hessel, coautor de la Declaración Universal de los DDHH, “la campaña del BDS representa el modo más prometedor de superar el fracaso de los gobiernos del mundo para hacer frente a la intransigencia de Israel y su comportamiento fuera de la ley”.

[2] El Grupo israelí “Boicot desde Dentro” apoya el BDS como única vía de salida a la trampa del apartheid, y son perseguidos por el establishment israelí y marginados por el grueso de la sociedad israelí.

¡BOICOT A LA CANTANTE ISRAELÍ NOA! ¡CONTRA LA NORMALIZACIÓN DEL ESTADO DE ISRAEL Y SUS POLÍTICAS DE APARTHEID!  

noa

Nos oponemos a la actuación de NOA por su papel como embajadora de Israel. Es el rostro amable de Israel, potenciando la imagen de amantes de la cultura, pacifistas, demócratas, y contribuyendo a ocultar que oprimen, discriminan, excluyen y matan a los palestinos. Noa es la figura más representativa de determinados grupos israelíes que proclaman la paz, olvidando que es imposible el diálogo y la convivencia mientras persista el bloqueo, la ocupación, la negación del derecho al retorno de los refugiados y la discriminación de los palestinos. Como afirma Omar Barghouti, miembro fundador de la Campaña Palestina de Boicot Académico y Cultural al Estado de Israel, estos grupos trabajan más para mejorar la opresión israelí sobre los palestinos que para eliminarla, teniendo como objetivo fundamental garantizar el futuro de Israel como “estado judío” -léase exclusivista-. Los únicos luchadores sinceros por la paz en Israel son los que apoyan estos tres derechos fundamentales: el derecho al retorno de los refugiados, un sistema de completa igualdad para los ciudadanos palestinos del Estado de Israel y el final de la ocupación y el gobierno colonial….una paz y seguridad auténticas y duraderas no pueden alcanzarse sin justicia, derecho internacional, derechos humanos, y sobre todo, igualdad. NOA no defiende ninguno de estos derechos.

Israel lleva 67 años pregonando que desea la “paz” y utilizando pseudo negociaciones como cortina de humo para esconder sus verdaderas intenciones: construir el Gran Israel expulsando definitivamente a los palestinos. Pero con la destrucción de Gaza ha mostrado claramente a todo el mundo su verdadero rostro. Tras su brutal agresión y el desprecio con que ha tratado a la comunidad internacional, sus organizaciones y sus leyes, ya no se puede pretender ser “neutral” ni “equidistante”, como ocurre con NOA cuando habla de paz y se olvida de la justicia.

No proponemos el boicot a NOA por el simple hecho de ser ciudadana israelí sino por su opción de defender al Estado sionista de Israel y su agresión al Pueblo Palestino.

 

Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina

CAMPAÑA DE BDS ARGENTINA

bdsargentina@gmail.com

Facebook: Campaña BDS Argentina

 

ADHIEREN: Federación de Entidades Argentino-Palestinas

Carta del Comité por el Boicot Cultural por Palestina en Argentina a Piero

 

Piero en Israel1

 

Piero: ¿Otra vez a Israel?

Piero,

Hemos tomado conocimiento que una vez más te presentarás en Israel. Quizás en tus visitas anteriores se te haya ocultado, como suele hacer el Estado de Israel, la realidad del pueblo palestino allí. Seguramente ello fue así, ya que como reconocido artista sensible a las injusticias, no hubieras podido permanecer indiferente a la terrible situación en la que vive, resiste, sobrevive y muere el pueblo palestino bajo la ocupación israelí; encerrado tras un muro, un muro ilegal construido por Israel en territorio palestino a pesar del dictamen de la Corte Internacional de Justicia considerándolo ilegal.

De un lado el muro y del otro el bloqueo, que con la complicidad de Egipto mantiene sobre los palestinos de Gaza en una situación desesperante, en una gran cárcel a cielo abierto. Egipto es ahora no solamente cómplice de las masacres israelíes sino que también, a partir del golpe militar del general Sisi, tortura, encarcela y mata a sus ciudadanos para combatir “el terrorismo”. Piero, vos que fuiste un fervoroso crítico de la dictadura, que cantaste “ojala nuestras acciones cada día sean una coherencia y una plegaria”, te pedimos que seas coherente con los principios que esgrimís en tus canciones; que aunque se te vayan los años, que el entierro al que vayas no sea el de tus ideales de juventud.

Desde 2005, casi 200 organizaciones de la sociedad civil palestina lanzaron un llamado a la comunidad internacional para apoyar la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel, como forma de ejercer una presión no violenta y obligarle a respetar el Derecho Internacional y las muchas resoluciones de la ONU que Israel viola sistemáticamente. El Estado de Israel ha sido acusado por organizaciones como el Informe Goldstone (del Consejo de DDHH de la ONU), el Tribunal Russell sobre Palestina, Amnistía Internacional y Human Rights Watch de cometer crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Al igual que con el apartheid en Sudáfrica, esta iniciativa ha cosechado excelentes frutos, consiguiendo el apoyo de importantes personalidades del mundo de la cultura, música, arte, etc;  como Danny Glover, Meg Ryan, Vanessa Redgrave, Ken Loach, Roger Waters, The Pixies, Elvis Costello, Annie Lennox, Carlos Santana, Stephen Hawking, Judith Butler, Ilan Pappe, Alice Walker  y Desmond Tutu, entre muchas otras. Estos artistas, intelectuales y científicos entienden que ir a Israel es contribuir a normalizar y limpiar la imagen internacional del régimen de apartheid, que pretende mostrarse ante la comunidad internacional como “la única democracia de Medio Oriente”, cuando en realidad es el régimen de ocupación colonial y racista más prolongado de la historia moderna.

Así vemos que artistas de todo el mundo se niegan a actuar en Israel y a colaborar con instituciones israelíes y, “Si algún día somos menos, Somos muchos, somos todos, Somos dos y somos dios: esta guerra la perdemos sin vos”; por ello te pedimos que no actúes en Israel, ya que haciéndolo estarías apoyando, normalizando y positivizando, a través de la cultura, una imagen de Israel que oculta las verdaderas prácticas de este Estado que viola sistemáticamente la Carta de los Derechos Humanos, la IV Convención de Ginebra y numerosas resoluciones de la ONU.

Es importante resaltar que, para contrarrestar la Campaña del BDS, en 2006 el gobierno israelí lanzó una iniciativa multimillonaria llamada “Marca Israel” (Brand Israel), creada para limpiar su imagen internacional, usando cínicamente al mundo académico y artístico para encubrir sus crímenes de guerra. Las actuaciones en el exterior de compañías israelíes que ofician de ‘embajadoras culturales’, así como la invitación a artistas, académicas e intelectuales del extranjero a visitar Israel, buscan presentar a Israel como un país moderno, liberal, democrático y civilizado, respetuoso de las libertades y los derechos humanos. Pero sus crímenes son tan grandes y han sido denunciados por tantas organizaciones de derechos humanos que ya no se pueden ocultar detrás de esa fachada.

Y vos, Piero, ¿no crees que tu presentación en Israel haya sido usada, contra tu voluntad, para esa cínica maniobra? En tus visitas anteriores a Israel ¿has ido del otro lado del Muro a ver cómo viven las palestinas y palestinos? ¿Has escuchado sus historias de sufrimiento y resistencia bajo un régimen brutal de ocupación militar, colonización territorial y apartheid legal? ¿Has visitado los campos de refugiados, o las prisiones y los tribunales militares? ¿Has visto los cultivos y los olivos destruidos por los colonos, y las tierras robadas a las familias palestinas para entregarlas a los colonos judíos? ¿Has visto la humillación a la que son sometidas y sometidos por los soldados en los cientos de checkpoints que les impiden desplazarse por su territorio? ¿Los has visto haciendo colas interminables para lograr un permiso de trabajo, o para ir al hospital, o a la escuela, o simplemente para acceder a su tierra? ¿Has viajado por las carreteras de apartheid que conectan las colonias y por las que los palestinos no pueden transitar? ¿Has hablado con las madres y los padres de los prisioneros que llevan más de 20 años en la cárcel, o de los niños que son arrancados de madrugada de sus camas y llevados esposados y de ojos vendados con rumbo desconocido? ¿Has visitado a las familias que viven en cuevas o carpas porque sus viviendas fueron demolidas varias veces por las topadoras israelíes? ¿Has ido a la Franja de Gaza para ver la destrucción monstruosa cometida por Israel en su última masacre, y las condiciones inhumanas en que mantiene a casi 2 millones de personas, hacinadas y sometidas a un feroz bloqueo por aire, mar y tierra desde hace 8 años, que ha hecho inhabitable ese territorio?

¿Vos hubieras ido a cantar en la Sudáfrica del apartheid? Actuar en Israel hoy es tan grave como haber actuado en la Sudáfrica del apartheid ayer (la cual, por cierto, fue apoyada hasta el último minuto por Israel, al igual que las dictaduras latinoamericanas, a las que Israel asesoró, armó y entrenó).

¿Estás dispuesto a ignorar el llamado de la sociedad civil palestina?

 

Piero, si es cierto que “todos siempre nos buscamos…Amamos…Lloramos…Peleamos… Salvemos…” pues entonces ayudanos a salvar al pueblo palestino, que hoy sufre la ocupación de la forma más cruda y despiadada, cuyos niños han vivido 6 ataques en 10 años y han muerto de a cientos. ¿Recordás tu grito de “para el pueblo liberación?”, ¿Acaso el pueblo palestino no merece ser liberado del opresor?

Esperando una respuesta, y apelando a tu compromiso con la Justicia, se despide,

Comité por el Boicot Cultural por Palestina en Argentina

La compañía de teatro SPAM adhiere al BDS cultural contra presentación de Batsheva en el Festival Internacional “Teatro a Mil”  

De: Rafael Spregelburd
Fecha: 30 de diciembre de 2014, 17:27
Asunto: RE: Vuestra participación en el Festival Santiago a Mil
Para: BDS Argentina <bdsacademicoargentina@gmail.com>

Señores BDS Argentina:

La compañía SPAM, con todos sus integrantes (Rafael Spregelburd, Zypce, Gabriel Guz, Santiago Badillo, Agustín Genoud y Mauro Petrillo) adhieren a la propuesta de boicotear este intento del Estado de Israel de lavar su imagen a través del uso de los artistas y sus expresiones.

Atentamente,

Rafael Spregelburd

_____________________________________________________

From: BDS Argentina [mailto:bdsacademicoargentina@gmail.com]
Sent: domingo, 28 de diciembre de 2014 08:34 p.m.
To: Rafael Spregelburd
Subject: Fwd: Vuestra participación en el Festival Santiago a Mil

Buenos Aires, 28 de diciembre de 2014.

Estimado Rafael Spregelburd y Equipo de “Spam”,

Hemos visto el anuncio de vuestra presentación con “Spam” en el Festival de Santiago a Mil en enero de 2015 en Santiago de Chile, donde también otros artistas y grupos de todo el mundo van a participar, incluyendo la Compañía de Danza de Israel Batsheva con la obra “Decadance”.

Para Ohad Naharin (coreógrafo & director artístico de Batsheva) la danza es “una forma de ilusión, un momento único que permite salirse de la realidad”. Sin embargo, en otro momento, él mismo dijo: “Para mí (la danza) es una forma de visualizar el mundo en el que vivo”. Tal vez esta inconsistencia no sea un accidente. El mundo en el cual vive Ohad Naharin realmente nos sugiere motivos para buscar refugio en ilusiones.

La Compañía de Danza Batsheva, entre otras, es financiada por el Ministerio de Cultura de Israel y, lo que puede parecer sorprendente, también por el Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país. Además, la misma participa en la iniciativa Marca Israel (Brand Israel) del Estado israelí. El objetivo de esta iniciativa, lanzada en 2005, es mejorar la imagen de Israel internacionalmente. Se intenta lograr esto con presentaciones internacionales de artistas y grupos como Batsheva. Esta campaña es una respuesta del gobierno israelí ante el aumento de las protestas a lo largo y ancho de todo el mundo contra la inmensa cantidad de violaciones masivas de derechos humanos e incumplimientos de la ley internacional por Israel –cuyo punto más dramático recientemente han sido las masacres cometidas contra la sitiada población civil de Gaza el invierno pasado. A través de una supuesta “cultura” apolítica, intentan generar la percepción en la gente de que Israel es un país normalmente democrático, en lugar de lo que ya millones de personas en el mundo somos concientes de lo que en realidad es.

El escritor israelí Yitzhak Laor describió cómo funciona esto en 2008 en un artículo en el diario israelí Haaretz. Los artistas israelíes cuyas actuaciones en el exterior son financiadas por el Estado son instados a firmar un contrato donde son referidos, significativamente, como “proveedores de servicio”. A través de esto, se comprometen ante el Ministerio a promover “los intereses políticos del Estado de Israel a través de la cultura y el arte”, lo cual incluye la proyección de “una imagen positiva de Israel”.

Arye Mekel,  Secretario de Cultura del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, anunció en 2009: “Enviaremos novelistas y escritores famosos al exterior, así como compañías de teatro y exposiciones. De esta forma, mostraremos una cara más linda de Israel, para que la gente no piense en nosotros solamente en el contexto de la guerra”. En esa época, Israel acababa de bombardear Gaza con fósforo blanco y otras armas prohibidas internacionalmente y se resistía ferozmente a ser investigada por crímenes de guerra por una comisión de la ONU.

La Compañía de Danza Batsheva, no obstante, se presta a ser una embajadora del Estado israelí y por tal se ha encontrado con manifestaciones populares masivas en contra de su presencia durante su tour por Inglaterra y otros países. En cada actuación en el Festival Internacional de Edinburgo y en todos los otros puntos de Inglaterra donde actuó, la compañía se encontró con protestas y manifestaciones fuera y dentro de los teatros bajo el slogan  No bailes al compás del Apartheid Israelí. Así ocurrió también en Roma y Turín.

Nosotrxs, compañerxs de BDS Argentina, apoyamos a nuestrxs compañerxs de BDS Chile en sus protestas contra la presencia de la Compañía de Danza Batsheva y juntos nos concentramos contra los crímenes de un Estado al servicio del cual Batsheva baila para encubrir una realidad – es decir, la realidad de la ocupación, el apartheid y la privación de los derechos de los palestinos. En este contexto, es particularmente pérfido que “Decadance” se apropie de la tradición musical árabe.

Por supuesto, nosotrxs los del movimiento BDS internacional distinguimos entre un estado y sus ciudadanos y sabemos que hay artistas, intelectuales y activistas israelíes que también abogan por los derechos de los palestinos, con quienes estamos conectados.

La libertad del arte, de opinión y de prensa es algo valioso.  Representa la protección de toda expresión, incluso la de la estupidez. Pero la libertad está también asociada a la responsabilidad. A ese respecto, sabemos que Uds. no ven a vuestro trabajo en un contexto desconectado del mundo ni en el vacío.

Por lo tanto, les escribimos para pedirles que, como artistas que comparten involuntariamente la cartelera con el grupo Batsheva, respondan al llamado de los intelectuales y artistas palestinos a sumarse al boicot de las instituciones culturales y académicas israelíes (ver pautas en castellano aquí), incluyendo esta campaña de  boicot a la participación de Batsheva en el Festival. Quizás podamos juntos enviarle un claro mensaje al gobierno israelí de que no se trata de mejorar la imagen de Israel con cultura “for export”, sino de dejar de cometer los crímenes de apartheid, limpieza étnica, bombardeo de civiles, terrorismo de estado, colonialismo y otras formas de persecusión contra los palestinos.  Como antecedente, te contamos que en la última Bienal de Sao Paulo, la presión de la mayoría de los artistas participantes, -que remitieron una carta abierta a los organizadores de la Bienal-, consiguió que se retirara el patrocinio israelí de la misma.

Encontrarás más información aquí:

www.bdsmovement.net (Inglés)

http://boicotisrael.net/ (Castellano)

www.pacbi.org

Comité Argentino por el Boicot Académico y Cultural a Israel (CABACI)

Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino

Sitio israelí “BDS desde Dentro”

Para más información, por favor no duden en contactarnos.

Atentamente,

BDS Argentina  

Coordinación de la Campaña

BDS Académico y Cultural por Palestina en Argentina

http://bdsxpalestinaenargentina.blogspot.com.ar/

https://www.facebook.com/groups/1430643290519248/

Notas:

http://www.fundacionteatroamil.cl/obras/decadance-decadanza

http://concert.arte.tv/de/ohad-naharin-und-die-batsheva-dance-company-prasentieren-deca-dance

http://electronicintifada.net/blogs/asa-winstanley/new-pinkwashing-recruitment-campaign-israel-offers-free-travel-propaganda

http://www.mfa.gov.il/mfa/pressroom/2006/pages/international%20brand%20israel%20seminar%20to%20be%20launched%20this%20week%20by%20the%20foreign%20ministry%2024-oct-2006.aspx

http://www.pacbi.org/etemplate.php?id=790&key=Yitzhak%20Laor

http://www.nytimes.com/2009/03/19/world/middleeast/19israel.html?_r=4&hp&

http://www.no2brandisrael.org/

http://boycottisrael.info/

http://pacbi.org/etemplate.php?id=869

Los Palestinos en los libros escolares sionistas ( Receta para la deshumanización de un pueblo)

Documental : Los Palestinos en los libros escolares sionistas

Nurit Peled-Elhanan habla de su investigación relacionada con el contenido de los libros didácticos de Israel. Ella muestra en detalles como estos libros son elaborados con el propósito de deshumanizar al pueblo palestino y desarrollar en los jóvenes estudiantes israelíes la base de prejuicios que les permitirá actuar de modo cruel e insensible con el mismo durante su servicio militar.

En estos libros, los palestinos nunca son presentados como seres humanos comunes. Nunca aparecen en condiciones o situaciones que puedan ser consideradas normales y aceptables para un ser humano. De acuerdo con Nurit Peled-Elhanan, no hay en ese material ni siquiera una fotografía de un palestino que muestre su rostro. Tan solo podemos verlos enmascarados o en otras situaciones que indiquen amenazas para los judíos. O sea, los libros didácticos de Israel están hechos en base a un discurso racista que busca deshumanizar a todos los no-judíos que habitan la región, pero en especial a los palestinos.